Alcanza lo que te propusiste

Por Abel Salas.

Parte del éxito de una persona es aceptarnos como somos. Con nuestras virtudes y defectos. Con nuestro lado bueno y malo. Aceptar las cosas que no puedes transformar y cambiar las que sí puedes.

Para alcanzar lo que te propones requiere de algo más que voluntad. Se requiere de usted mismo haciendo uso del conocimiento (mente) y practicando a diario (físico). Para que las cosas cambien usted tiene que cambiar. Reconocer primero cómo está y qué afecta su vida a cada instante, en lo positivo y en lo negativo. Esto le da confianza para saber qué hacer y aprovechar todas sus fortalezas para transformar y trascender. Hacer cosas que otros no han hecho. Alcanzar sueños y construir para cambiar su mundo. Dar todo de sí.

Las personas ganadoras en un equipo son diferentes; son transformadores, frías, apasionadas, inspiradoras y positivas. Nunca serán término medio, abandonan o mueren en el intento. Para ellas no hay vida posible a la mitad del camino. Se enfrascan en su lucha del todo por el todo con tal de triunfar y esta determinación en su sello característico estén donde estén.

No tenga duda, Usted puede ser un transformador. Una persona que dedica parte de su tiempo a vivir la ilusión de cumplir su objetivo, de realizar su visión. Usted es un ganador y nació para triunfar. Si repítalo “¡nací para triunfar!”. Lo doy todo.

Del correcto funcionamiento de la mente dependen todas las funciones vitales y los procesos de pensamiento como la conducta, las emociones y la comunicación. Con facilidad olvidamos que la naturaleza humana nos ha hecho ganadores, que somos ganadores de la gran batalla. El triunfo conforma nuestra esencia real. Por tanto, el éxito se relaciona de manera directa con nuestra capacidad de alcanzar lo que nos propongamos, de controlar nuestras emociones antes de la batalla, antes del juego y actuar con reglas sencillas. Como dice el Director Técnico en futbol Ramón Maradiaga, “hacerlo sencillo y fácil”.

El éxito también implica tener ambición, desear la gloria y el honor. Necesitamos ambicionar en la medida en que quiera las cosas y se las proponga, desarrolle la habilidad para conseguirla. Hay que construir un futuro para usted mismo y sus hijos. Que no sea usted uno más que dejó las cosas en el intento. Uno de las personas que se quedaron en el “casi, casi”.

Otra parte fundamental de tu éxito es el coraje. Esto es ánimo, valentía y valor. Estar consciente que estás librando una gran batalla y la ganaste. Usa el coraje y ejercítalo. Intenta y promueve nuevas cosas para alcanzar tus metas. Para eso hay que ganar cada batalla. Atrévete a ser diferente. Estas llamado a ello. Por eso estás aquí. Estás concebido para ganar y enfrentar la vida en situaciones adversas o difíciles.

En resumen, no estás solo. Hay aquí, frente a esta lectura, una persona dispuesta, que da todo para cumplir su propósito. Eso que yo quiero, mi sueño, mi meta. Lo vive cada día. La transmite con emoción y plena conciencia de que si se puede alcanzar. Se reafirma diariamente “me preparé responsablemente con coraje, disposición e inteligencia para ganar, paso a paso, mi derecho al éxito”.

“La naturaleza da al ave su comida,

mas no la lleva a su nido”.

Roberto Brenes Mesén

Carpe Diem!

Descargar lectura aquí